¿Sos nuevo?

registrate

Rutinas de Estudio: hacerlo efectivo, eficiente y disfrutar

Rutinas de Estudio: hacerlo efectivo, eficiente y disfrutar
Rutinas de Estudio: Como hacerlo efectivo, eficiente y disfrutable:

En esta ocasión hablaremos de algunas ideas sobre este tan crucial tema en relación a nuestro desarrollo, mejora y maduración en el instrumento.


Lo primero que debemos saber es que una rutina de estudio eficiente implica inicialmente tres cosas: Rutina (Habilidad determinada obtenida con el habito de la costumbre), Estudio (Desarrollo de aptitudes mediante la incorporación de conocimientos nuevos) y Eficiente (Lograr resultados esperados).


Combinar estos tres elementos conlleva un definido y consciente análisis de cada uno por separado, y tratar de comprender como cada uno afecta al otro, y sin ser proporcionales, si estan sinérgicamente relacionados.

Primero deberíamos hacer una idea de con nuestras actividades, tiempos de trabajo, estudio académico y demás, para poder establecer un margen diario de estudio, que no necesitas ser de 8 horas, ni ser de 20 minutos por día.




Un valor de dos horas por día, trabajados de manera consciente, focalizada y bien dirigida, es más que adecuado para poder notar maduración en determinados aspectos en tiempos lógicos de avance.


Cuando definimos el tiempo estimativo diario, lo que deberíamos analizar es ver que etapa del instrumento estamos, y en base a ello, establecer el punto a fortalecer, las cosas a mejorar y nuevos conocimientos a incorporar.

Esto no implica trabajar un solo aspecto del instrumento, relegando o evitando los restantes, sino que implica saber que por un periodo de duración media, trabajaremos en una determinada línea de estudio y aprendizaje.


Por ejemplo, si deseamos mejorar nuestras manos, una buena variante es poder conocer las mecánicas básicas década grupo de rudimentos, para poder ejecutar sus variaciones simples; pero esto no significa dejar de lado nuestro pies o nuestro tempo, entonces podemos estudiar sin tempo para asimilar la mecánica de cada rudimento, y una vez incorporada, podemos definir un click medio ( 60 bpm., por ejemplo), y asignar variantes de pulso a nuestros pies ( corcheas por ejemplo, en simples dobles y diddles), mientras en manos ejecutamos los diferentes ejercicios rudimentales básicos.

Así ya no trabajamos únicamente manos, sino que lo incorporamos sobre un ejercicio de coordinación, de pulso y de orquestación, cuando el rudimentos se distribuye sobre la batería.
Esto desarrolla nuestra creatividad y permite definir nuevos logros complementarios al punto en cuestión.
En este camino de mejoría, es importante poder REPETIR, cada ejercicio, con las respectivas variantes que hayamos creado, a fin de poder trabajar en los tres aspectos fundamentales de la música (Comprensión de la notación, Mecánica de la ejecución, y Fluidez en la expresión e interpretación instrumental).


Se puede trabajar un grupo de ejercicios en una semana, luego pasar a otros más avanzados de la misma familia, en una progresión y continuación vertebral de lo visto.
Se deberá buscar el estudio en forma creativa y propia, por ejemplo, si estás viendo acentos en manos en paradiddles, se puede manejar en forma de TECNICA, sobre tabor, para asegurar sticking , altura, sonido etc.; como FRASEOS sobre cuerpos, para conocer orquestaciones, dinámicas y proyección de ataques; y como RITMO, pasando la mano derecha al ride y la izquierda al tambor, o viceversa.
Es fundamental para mí, que puedan hacer un seguimiento de que vieron, en que tiempo, como resulto; en pos de poder saber que ya podemos avanzar en determinados ejercicios, y definir que otros no salieron tan cómodos, y en cuales quizás falta algo de maduración o continuidad. Esto se puede manejar fácilmente anotando y llevando un “Cuaderno de Rutinas diarias”, donde se anotara Fecha, Ejercicios, Tempo, y Resultados.
Aquí un ejemplo de “ Tabla de Control de Estudio”, bajada de internet :



Es posible que no todos los días dispongamos del mismo tiempo para estudiar, y en tal casoi, habrá que elegir dos o tres rudimentos, dependiendo del tiempo, y utilizarlos como salvavidas en tales ocasiones…En estos casos, deben ser rudimentos o cosas simples que ya sepamos, a fin de no utilizar el oco tiempo en buscar comprender algo que aun no sabemos, dado que evaporara el tiempo, y nos genera un estado de animo negativo en fin de ver que quedamos trabados en algo nuevo.

Importante es que distingamos la cuestión anímica y emocional en todo este tema..
La música no es diferente a nada en la vida, y por ende, hay días buenos, donde todo sale , fluye y queda cuasi perfecto, y en otros, nada sale,, nada se entiende y nada se incorpora.
Y nada ni nadie es tan bueno o tan malo…Si vez que algo no sale, y tu humor es normal, y tu día no tuvo mayor inconveniente, intenta darle un tiempo de repetición, busca repetir y trata de desarmar el nudo que impide el avance.
Si tu día es malo, con cosas inesperadas que te modificación el ánimo, si tienes preocupaciones de cualquier índole, y te sientas a estudiar, en más que posible que tu cabeza, cuerpo y espíritu, este ajeno al instrumento, y este te devolverá lo que tú le des.
Esa devolución será nociva desde lo musical y desde lo humano, dado que te hará sentir frustrado , lo cual no es así.. Sino que es una continuación de lo que tu cabeza propuso en relación a un día de igual característica.

Comprender que tales bajones anímicos, tales cuestiones de “saber todo/no saber nada”, tales efectos de desgano frente al instrumento, la falta de consciencia, la falta de humildad y autocritica para intentar mejorar, son tus propias limitaciones; y están son parte INELUDIBLE de todo aprendizaje y de todo camino, y poder trascenderlas de modo digno, con entereza y perseverancia, también te harán madurar como músico, como humano y como instrumentista.
Me despido con una frase, creo de Jhon Coltrane :
“Cuando creas en vos mismo, ni el cielo será tu limite “.
4582 visitas