¿Sos nuevo? registrate

Redacción y Aportes

creó un nuevo tema en Baterista muere de infarto en pleno concierto

México.- Se desplomó el pleno escenario. Se trata de Brad Parker, integrante del grupo Generation Esmeralda, quien fue atendido por un médico en el lugar de la actuación, pero cuando llegó al hospital ya había fallecido.



3 0
inicia sesión para comentar

creó un nuevo tema en Consultas, aprendizaje, lecciones, partituras 3 Grooves Rápidos, por Steve Jordan
















0 0
inicia sesión para comentar

creó un nuevo tema en Consultas, aprendizaje, lecciones, partituras PUSH - PULL: El secreto de Buddy Rich











0 0
inicia sesión para comentar

creó un nuevo tema en Consultas, aprendizaje, lecciones, partituras Steve Smith: Rebound

Excelente lección de Steve Smith.








0 0
inicia sesión para comentar

creó un nuevo tema en Consultas, aprendizaje, lecciones, partituras Aporte del libro: 4 WAY COORDINATION de Marvin Dahlgren.

Aporte del libro: 4 WAY COORDINATION de Marvin Dahlgren.

0 0
inicia sesión para comentar

creó un nuevo tema en Video Lecciones THOMAS LANG DRUM CLINIC

El gran baterista Thomas Lang demostrando y enseñando habilidades, no te la pierdas!



0 0
inicia sesión para comentar

creó un nuevo tema en Amplificadores y altavoces, mitos y leyendas

"Para un altavoz de X W necesitas 2*X W de amplificador"

Esto es una afirmación bastante común, aunque es demasiado vaga como para tener un significado concreto.

Para empezar el W (Watt o Wattio) es unidad de potencia, que es la variación de la energía con respecto al tiempo. Igual que la velocidad es la variación de la distancia con respecto al tiempo.

Como los altavoces sólo pueden producir movimientos oscilatorios, podemos hablar de potencia máxima y potencia promedio para describir este movimiento.

El término Wpeak (Wattios de pico) expresa la potencia instantánea máxima (o lo que es lo mismo, energía) que es capaz de soportar el altavoz antes de romperse.

El término Wavg (Wattios promedio, Wattios continuos, también mal llamado Wrms) viene de multiplicar Vrms por Irms (tensión y corriente RMS) y nos da el valor de potencia promediado. Esto es bastante delicado, ya que este valor depende de la señal. Si lo miramos en voltaje, una señal predecible (que se pueda describir por una función) tendrá un valor de pico y un valor promedio (RMS) determinados. Así, una onda senoidal (tono puro) tendrá un valor de pico 3 dB por encima de su valor RMS.




Esta diferencia (en dB) es lo que se conoce como el factor de cresta de una señal, y es particularmente importante para determinar el comportamiento y las especificaciones de potencia de los altavoces y amplificadores.

Si una señal es descrita en voltaje de esta manera y la reproducimos en un altavoz a través de un amplificador, la relación entre valor promedio y máximo de la señal en potencia se conserva, en dB, pero en potencia la misma relación en dB representa el doble de diferencia que en voltaje.

Mientras que en voltaje una onda senoidal pura tiene una relación de 1:1.414 (aproximadamente) en potencia esta misma señal tiene una relación de 1:2 (aproximadamente).

Esto quiere decir que un tono puro en potencia tiene un factor cresta de 3dB, que implica picos de el doble del valor promedio.

Conociendo esta relación, podemos interpretar mejor qué quieren decir los valores nominales de un amplificador.

Tomaremos como ejemplo un amplificador común, el QSC RMX2450, que tiene una potencia nominal (a 8 Ohm) de 500W por canal. En sus especificaciones (http://www.qscaudio.com/pdfs/Specifications/RMX_spec.pdf) nos dice que 500W @ 8 Ohm son medidas con un tono de 1KHz y con un 0.1% de THD (más potencia implicará, como mínimo más distorsión). Aunque no lo especifican (no nos dicen que sea potencia continua) las lecturas de corriente y voltaje que se realizan en el proceso de medición son RMS. Estos son los datos de este fabricante, y no quiere decir que sea la única manera de darlos, o el único método para medirlos.

Por lo tanto, entendemos que este amplificador capaz de generar 500W continuos cuando se le introduce un tono puro de 1KHz y se le coloca una carga de 8 Ohm a la salida, será capaz de generar 1000W de pico (implícitamente, ya que está reproduciendo ese tono puro que tiene los picos a ese nivel).

Ahora lo normal es estarse preguntando qué tiene que ver un tono puro con la música o la voz que es lo que ese amplificador va a reproducir al final del día. La música y la palabra son señales my complejas, de alto contenido armónico (en el sentido matemático, no musical) y muy variables. Esto quiere decir que es poco corriente encontrar tonos puros, ya que siempre hay muchas frecuencias interactuando entre sí, por lo que el movimiento del altavoz no va a ser simple (como con un tono puro). Por esto es mucho más complicado medir el comportamiento de los equipos ante este tipo de señales. Los fabricantes pueden coger material de programa (música, voz, etc.) y analizarlo (dándole valores de RMS, RMS pico, pico, etc.) y después analizar la salida del amplificador ante esa señal y comparar los resultados. También pueden crear una onda senoidal que varíe en amplitud dándole unos parámetros determinados, o reproducirla de manera intermitente. Evidentemente esto da resultados muy dispares ya que depende mucho del material a utilizar, por lo que es más útil centrarse en un sólo método, y extrapolar los resultados al resto de materiales que queramos utilizar.

Si cogemos nuestro amplificador QSC y le introducimos música con un factor cresta de, digamos, 12dB, de manera que los picos del amplificador sean de 1000W, el valor promedio de la música reproducida será de la mitad de la mitad de la mitad de la mitad de 1000W, es decir 62.5W. Si esta música se reproduce con un promedio de 500W significará que tenemos picos de el doble del doble del doble del doble de 500W, es decir: 8000W.

¿Podrá el amplificador reproducir picos de 8000W? Puede ser, aunque no es relevante. La música (especialmente en directo) tiene unos picos muy cortos en el tiempo (transitorios) que no harán reaccionar la etapa y sus circuitos de protección de la misma manera que los picos continuos de una onda senoidal. Así es posible que si estamos reproduciendo música habrá momentos en los que el factor cresta está por debajo del valor promedio y momentos que esté por encima. Esto es porque la música tendrá un valor RMS más altoy en otros más bajo, que promediado nos da un valor que usamos para calcular el factor de cresta. Por lo tanto habrá momentos en los que esa etapa estará entregando (por periodos cortos de tiempo) valores superiores al nominal, y durante la gran mayoría del tiempo valores por debajo. Por eso con música podrá haber momentos concretos en los que se den picos por encima de 1000W y valores RMS por encima de 500W (aunque no muy por encima y no por periodos prolongados de tiempo).

Por lo tanto la relación entre los datos del fabricante y lo que queremos hacer nosotros con su equipo tienen más sentido del que parece. Veamos para los altavoces.

Los altavoces no se miden con tonos puros, sino con ruido rosa modificado y filtrado para el rango de frecuencias del altavoz. Aunque existen varios métodos de medición aceptados en la industria, casi todos implican este ruido rosa modificado que tiene un factor cresta de 6dB.

Como en potencia una relación de 3dB equivale a 2:1, 6dB equivalen a 4:1. Esto quiere decir que el ruido rosa tiene que tener un valor contínuo de 1/4 del valor de pico.

Por seguir el ejemplo, veamos al JBL JRX115, que en su hoja de características (http://www.jblpro.com/BackOffice/ProductAttachments/JBL_JRX115.pdf) ya nos indican cómo se han obtenido los valores nominales: 250W "RMS", 500W Program, 1000W peak, y su impedancia es de 8 Ohm.

La impedancia de un altavoz no es "resistencia" en el sentido en que no es lineal ya que varía con la frecuencia. Normalmente esta impedancia nominal será el valor (2, 4, 6 , 8 etc.) en Ohn más cercano al valor mínimo que va a tomar dentro del rango de frecuencias que puede reproducir el altavoz. En este caso no nos dan un gráfico de impedancia con respecto a la frecuencia, pero muchos otros fabricantes lo facilitan. En cualquier caso debemos saber que la impedancia no es un valor fijo, sino una referencia, y que nuestra etapa estará trabajando por momentos a valores muy diferentes de impedancia. Es importante, no obstante, mantener este valor nominal al comparar los valores de etapa y altavoz.

Vemos que el valor de pico concuerda con el obtenido para el RMX2450, por lo que reproduciendo este ruido rosa con 1000W de pico tendremos también 250W continuos (6 dB de factor cresta). Si reproducimos un tono puro con 500W contínuos (aunque procuraremos no hacerlo), llegaremos a 1000W de pico otra vez. Por lo tanto vemos que los valores que entrega la etapa y puede soportar el altavoz son muy similares, aunque los valores nominales (de potencia continua) son diferentes (de hecho uno el doble que el otro).

Vemos como el valor "Program" es similar al valor nominal de la etapa. Realmente este puede ser el único valor que no nos dice nada (suele ser simplemente el doble que el valor continuo o "RMS") y sin embargo coincide con el valor nominal de la etapa adecuada al altavoz.

Esto quiere decir que, con cierto margen (no siempre encontraremos etapas con valores exactos para nuestros altavoces, o al revés), una etapa con valor nominal cercano al valor "Program" del altavoz (para la misma impedancia) será la más adecuada.

Por lo tanto no es cierto que haga falta más potencia que la que puede soportar el altavoz, sino que las potencias nominales de altavoces y amplificadores no son comparables (al menos, no si no se sabe cómo).

Como veíamos antes, las etapas pueden llegar a picos y valores RMS más altos que sus especificaciones. Los altavoces también, dependiendo del material que reproduzcan, pueden generar picos más altos que sus propias especificaciones. En ciertas situaciones puede ser hasta normal (material con mucha dinámica) pero llevar los altavoces al extremo suele conllevar roturas.

Los altavoces son la parte más débil de la cadena (si mandamos material muy distorsionado desde la etapa, sufrirá el altavoz. Si mandamos demasiada potencia, de nuevo sufrirá el altavoz). Si nuestros picos son demasiado altos, sacaremos la bobina del campo magnético, provocando que se desalinee con él y roce contra el imán. También es común romper el cono por el diámetro, o directamente separar la bobina del cono. Ésta (la bobina) puede llegar a fundirse (personalmente nunca he visto esto, aunque todo lo demás sí), aunque esta avería está más relacionada con mandar una onda cuadrada, de manera que la bobina no puede disipar el calor que genera la corriente al no poder realizar los movimientos tan rápidamente.

Y seguro que me dejo muchas cosas en el tintero, espero que a alguien le venga bien y que se complete todo lo que falte o sea erróneo en los comentarios.



Un saludo.



PD: Lecturas interesantes:

http://en.wikipedia.org/wiki/Watt

http://en.wikipedia.org/wiki/Audio_power

http://en.wikipedia.org/wiki/Crest_factor

http://www.ti.com/lit/an/slea047a/slea047a.pdf (primeros párrafos)

http://www.jblpro.com/pub/technote/spkpwfaq.pdf

http://www.prosoundweb.com/article/loudspeaker_sensitivity_whats_a_watt_anyway/P1/

http://www.meyersound.com/support/papers/amp_power.htm

0 0
inicia sesión para comentar

creó un nuevo tema en Flea tiene un nuevo disco solista

Flea, bajista de los Red Hot Chili Peppers anunció la salida de su disco solista que se llamará Helen Burns. El músico destacó que Patti Smith colaboró en una de las canciones.




“Voy a publicar un EP que hice yo solo en un par de días. Es música extravagantemente oscura, principalmente instrumental, excepto cuando Patti Smith canta. Mi EP se llama 'Helen Burns'. Todos los beneficios serán destinados al conservatorio de música de Silverlake. Estará disponible para descargar al precio que quieras pagar, será una donación al conservatorio de música de Silverlake”, publicó Flea en su twitter.

También, el carismático muchacho reconoció: “Habrá un vinilo firmado por mí, y en el interior un trozo de cuerda de bajo que usé en los conciertos. 75 dólares por ello. La información sobre cómo conseguir mi EP en solitario ‘Helen Burns’ llegará en los próximos dos días”.

Flea contó que este material lo registró después de la gira "Stadium Arcadium". "En ‘Helen Burns’, toco trompeta, bajo, sintetizadores, caja de ritmos, piano y un montón de cosas más”, contó.

0 0
inicia sesión para comentar

creó un nuevo tema en Cómo promocionar tu música sin morir en el intento

Empecemos por el principio. Si eres músico y no tienes ni un duro, seguramente te habrás hecho la siguiente pregunta cuando ves a cualquiera de esas superbandas de rock tocar en el estadio de Wembley: ¿cómo diablos llega un músico a despertar el interés de 100.000 personas? A lo mejor, tampoco debemos irnos tan lejos. ¡Seamos localistas! Como músico español que eres, seguramente habrás oído hablar de aquello que llaman música indie. ¿Cómo diablos llena la sala La Riviera el último grito indie de la temporada? Teniendo en cuenta que hay unas 678 bandas al menos igual de malas que la suya, ¿cómo carajo han sido ellos y no otros capaces de llenarla?

Está bien. Si eres músico y no tienes ni un duro, seguramente habrás llegado tú solo a la conclusión de que los padres del cantante deben ser banqueros, notarios o algo por el estilo. No andas muy mal encaminado. Aunque por suerte, también hay esperanza para ti. El dinero no lo es todo en este mundo... pero más te vale ir ahorrando, aunque sea un poco.

Esta nueva era digital está plagada de fenómenos muy peculiares: los grupos autogestionados, el desplome de la industria tradicional, la desaparición del soporte físico, la digitalización de la información, el desarrollo de nuevos canales de comunicación a través de Internet… Todos ellos parecen haber destruido los filtros tradicionales entre artistas y público. A grandes rasgos, podríamos decir que los intermediarios han dejado de ser necesarios gracias a las nuevas tecnologías. ¡Bienvenidos al paraíso de la red! ¡Sin discográficas! ¡Sin managers! ¡Sin agencias de promoción! ¡Sin marketing! ¡Sin estudios de grabación!

Tenemos buenas y malas noticias: eso no es verdad.

En estas primeras décadas del siglo XXI, las cosas están cambiando drásticamente. Esto, evidentemente, es una obviedad del tamaño de una catedral. Por eso, hay una serie de preguntas que cualquier artista, autor o músico medianamente inteligente debería hacerse si realmente quiere ir en serio en esto de la música. Si tú eres uno de ellos puedes empezar por estas:

¿Cómo se promociona la música en pleno siglo XXI?
¿Cómo funcionan los filtros entre músicos (emisor) y público (receptor)?
¿Qué papel juegan las redes sociales en la promoción musical?
¿Ya no son necesarios los medios de comunicación?
¿Ya no son necesarios los gabinetes de prensa?
¿Ya no es necesario el marketing?
¿Ya no es necesaria la industria?

Tradicionalmente, el negocio de la música popular ha contado con los medios de comunicación como firme aliado para dar a conocer al público su principal producto: las canciones. Sin embargo, son los propios adelantos tecnológicos (que facilitaron el surgimiento de la industria discográfica en el siglo XX) los que han situado este negocio en una crisis sin precedentes. Aunque tampoco nos alarmemos: crisis quiere decir cambio. Y, en efecto, los cambios son bastante evidentes:

Los costes de las grabaciones musicales se han abaratado y, por lo tanto, la oferta de música grabada ha aumentado considerablemente.
Los hábitos de consumo cambian vertiginosamente. La digitalización de la música ha facilitado el intercambio de archivos musicales entre los usuarios. Los soportes físicos están quedando cada vez más anticuados. La libre circulación de discos y canciones escapan al control de la industria.
Las ventas de discos han descendido drásticamente en la última década. De forma inversamente proporcional, el tráfico no-consentido de música ha crecido de forma extraordinaria.
El tejido industrial musical no pasa por su mejor momento. El sector discográfico ha sido ajusticiado por los cambios de hábitos de consumo, y muchos de los que se dedicaban a este negocio han pasado directamente a la cola del paro. Como todos, vaya. Mientras tanto, el sector de la música en vivo, el único que parecía salir fortalecido de todo esto, está siendo sacudido por la actual crisis económica.
En consecuencia, la autoproducción, autoedición y autogestión están a la orden del día. Las distintas áreas del negocio musical (management, producción, promoción, etc.) se concentran cada vez más en empresas todoterreno.
Existe una democratización que hace que sea mucho más sencillo acceder a la cultura y a la información. Por otra parte, existe una desprofesionalización creciente en el sector y una saturación de información que podrá despistar y agobiar a más de un talento prometedor. Son dos caras de una misma moneda.
La cantera y los circuitos locales de música en vivo corren peligro de extinción (esto último no se lo agradezcas a la era digital; agradéceselo a nuestros queridos ayuntamientos y a los famosos vecinos molestos).

No es nuestra intención ponernos alarmistas en este primer artículo. Simplemente queremos poner algunas realidades encima de la mesa. Pero, como hemos dicho, estamos, ante todo, en una época de cambios. ¿Y quién dijo que los cambios son siempre a peor? La era digital nos trae muy buenas noticias bajo el brazo. Una de las principales ventajas es que la demanda musical por parte del público es cada vez mayor. Estamos en la era de la hipercomunicación, y la música es ante todo comunicación.

Como decía William Blake, del agua estancada solo se puede esperar veneno. Por eso la industria musical tiene tantos charcos envenenados y por eso le está costando tanto limpiarlos. Llevamos demasiado tiempo discutiendo quién es el culpable, ¿la piratería o la ineptitud de ese ente abstracto al que llamamos industria? Va siendo hora de empezar a buscar soluciones. Tú, que eres músico y por tanto formas parte de la industria musical (aunque no lo sepas) debes darle al coco y hacerte la siguiente pregunta: ¿cómo canalizar esa gran demanda musical por parte del público en beneficio de la música?

0 0
inicia sesión para comentar

creó un nuevo tema en Compresión paralela en baterías (New York compression)





Los compresores/limitadores no se utilizan normalmente para procesar la señal en paralelo, como en el caso de una reverb, pero en ciertos casos sí que se utilizan de ésta manera.

En el ejemplo vemos el ruteo para conseguir compresión paralela en una toma multipista de batería, resultando en dos versiones de la misma: las pistas recogidas en en subgrupo sin procesar y otra versión limitada de manera drástica, que se pueden mezclar para obtener un sonido más sólido.


Fuente

0 0
inicia sesión para comentar